Blockchain

Tutellus lanza el primer token de marca blanca para empresas y universidades

El TUT Whitelabel funciona como un sistema de incentivos para alumnos y clientes de cualquier institución.

Tutellus, la mayor plataforma educativa especializada en la comunidad cripto de habla hispana, lanza el TUT whitelabel, el primer token de marca blanca dirigido a empresas (B2B, business to business) y universidades con el que podrán utilizar sus tokens para incentivar sus comunidades. Miguel Caballero, CEO de Tutellus, destaca que “la razón para crear el TUT whitelabel es sencilla: queremos que los estudiantes y los clientes mejoren su relación con las entidades, que las perciban innovadoras y vanguardistas en el entorno de transformación de las finanzas. De esta manera contribuimos también a la formación de la sociedad”.

Ventajas de tokenizar tu empresa o universidad.

Tokenizar el sistema de incentivos ofrece múltiples ventajas tanto para las empresas como para el público: es un activo líquido, aporta nuevos servicios y utilidades, mejora la relación de la marca con su público, atrae nuevos alumnos o clientes, mejora del rendimiento académico de los estudiantes, de la percepción de las marcas y, en definitiva, del posicionamiento estratégico frente a los competidores.

Además, como la única forma de crear estos tokens es a partir del TUT, desde Tutellus prevén una fuerte demanda de TUT por parte de terceros durante los próximos meses, lo cual tendrá efecto directo en el precio del token.

El TUT whitelabel es un framework (marco de trabajo que ofrece una estructura base para elaborar un proyecto con objetivos específicos) para tokenizar universidades o empresas con varias características que lo hacen único:

  • Es gratis: aprovecha la tecnología y smart contracts desarrollados para el token TUT.
  • Tiene efecto inmediato en los clientes o alumnos. En el caso de las universidades, cuanto más contribuya un alumno en la generación de valor (desde acceder a la plataforma online a terminar cursos, sacar buenas calificaciones o redactar proyectos, posts, papers o incluso patentes) más tokens ganará.
  • Se trata de una inversión líquida, no apalancada: realmente la universidad no está gastando dinero o invirtiendo en un activo fijo, sino moviendo parte de su caja de euros a cripto. Por consiguiente, se puede deshacer en cualquier momento.

Es una forma de acercar la exposición a Bitcoin desde la universidad/empresa: como su token está cimentado en el TUT y la liquidez de este se la proporciona Bitcoin, la inversión realizada en crear su criptomoneda seguirá la tendencia de BTC (así ocurre con el TUT). “Si piensas que BTC seguirá capturando valor con los años, este planteamiento puede ser muy inteligente”, recalca Caballero.

Pioneros en la tokenización del sector educativo

Si un activo tokenizado es un mejor activo (al ser líquido) y el conocimiento es el mayor activo intangible que generamos… ¿no tendría sentido tokenizarlo?”, plantea el CEO de Tutellus. En este sentido, los jóvenes universitarios son el grupo social más pro-cripto: lo usan, lo entienden y confían en él. Cualquier universidad o centro educativo necesita 2 simples atributos para su buen funcionamiento: vender y alumnos felices. Por lo tanto, introducir servicios que ayuden a las universidades en esta visión es algo estratégico y el TUT whitelabel ayuda en esta misión a través del uso de sistemas de incentivostokenizados.

El primer cliente donde hemos probado el TUT somos nosotros mismos, en Tutellus. Lo que hacemos es ayudar a definir un sistema de incentivos bajo el cual los alumnos o clientes puedan ganar tokens por realizar ciertas acciones creando, además, una economía circular no solo en la universidad sino entre todas las entidades que introduzcan el TUT Whitelabel”, recalcan desde la compañía.

Para ello, el proceso a seguir es muy sencillo:

  1. Se crea un token propio, con todas sus características, pero apoyado en la liquidez y precio del TUT.
  2. Se adquiere la masa monetaria (definiendo previamente la cantidad en base al tamaño de la universidad/empresa) comprando TUT, por lo que el token ya tendría una liquidez real de 6 millones de euros.
  3. Esos TUT adquiridos pasan por un «túnel de lavado», es decir, un smart contract de wraping y se crea el token propio en la blockchain.
  4. Por último, se crea también una dAPP propia para que los usuarios puedan interactuar con el token y se integra con el equipo técnico de la compañía o universidad el sistema de recompensas con la parte cripto/Web3.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba